6 de Marzo de 2014

El sueno termino

La evolución de Nic Argentina

La evolución de Nic Argentina
Para los profesionales del diseño web, los sucesivos cambios que propuso Nic Argentina fueron una evolución natural.

Primero se limitó la duración de la titularidad de los dominios a un año, renovable. -si, anteriormente se otorgaban 'de por vida'-, luego se redujo la cantidad de dominios que alguien podía tener a su nombre, como un modo de combatir la venta de dominios esencialmente gratuitos. Finalmente, se puso en marcha un sistema eficaz para la administración de los dominios, con acceso seguro y un panel de control en donde conocer algo básico: cuáles dominios estaban a nuestro nombre.

El sistema es un crecimiento positivo, más allá de la lógica resistencia al cambio que pudiera haber: el poder ahora está en manos del titular del dominio, quien puede acceder al panel y operarlo con facilidad y de manera segura. Sin embargo, la dificultad radicó no en el 'qué', sino en el 'como'. Dado que el cambio no fue comunicado, a lo largo de todo este año los dominios de aquellos titulares que no tenían su dirección de email actualizada -algo bastante frecuente- irán saliendo de línea, con lo que se encontrarán con la desagradable sorpresa de que el correo ya no funciona y que su página web no está online. No es algo improbable: la empresa Kraft Foods tuvo su sitio clight.com.ar fuera de línea por casi una semana, a raíz del dominio vencido. Acerca de eso, y de qué hacer, trataba nuestra nota 'Tu dominio esta en peligro?'

Todo esto podría haberse obviado con un simple envío de email a cada uno y a quienes figuraban como Persona Responsable, una figura de gran utilidad que, simplemente, desapareció del nuevo sistema. Los profesionales que se ocupaban de mantener los dominios renovados para sus clientes ya no tienen un modo práctico de trabajar.

Ahora, el ciclo cierra con la obvia culminación, el arancelamiento. Desde el 5 de marzo todas las gestiones que se hagan sobre un dominio tienen un arancel -al día de hoy- de $ 160-. Podría considerarse que es un importe bajo, si tomamos en cuenta que es un importe anual y que el registro de una marca no baja de $ 1500.-. Pero si tomamos como lógica referencia los precios internacionales, advertimos la curiosa paradoja de que un dominio .com, más fácil de registrar y técnicamente más eficaz, es más barato. Aún si nos apartamos de los dominios genéricos -.com, .net, .org-, veremos que en países de la región como Brasil y Chile es más económico registrar un dominio que en Argentina.

En su portada, Nic argumenta que '..el arancelamiento nos va a permitir incorporar nueva tecnología y recursos para brindarte un mejor servicio con una mejor atención'. La pregunta subsiste: ¿Es necesario ser los más caros para obtener estas prestaciones, obligatorias para el Estado?.

El tiempo lo dirá. Por ahora es claro que el sueño del dominio de internet gratis terminó.